La inteligencia artificial y el algoritmo ético - FSSPX.Actualités / FSSPX.News

La inteligencia artificial y el algoritmo ético - FSSPX.Actualités / FSSPX.News

El Papa Francisco erigió, mediante un rescripto firmado ex audientia el 16 de abril de 2021 y publicado el 18 de mayo, una Fundación denominada renAIssance cuyo objetivo es promover un enfoque ético de la IA.

La nueva Fundación posee ahora una existencia canónica propia: su sede es la Pontificia Academia para la Vida, presidida por Monseñor Vincenzo Paglia.

El remoto origen de esta Fundación

La creación de esta Fundación es la respuesta al Llamamiento de Roma para la Ética de la inteligencia Artificial, firmado conjuntamente el 28 de febrero de 2020 por el presidente de Microsoft, Brad Smith, el vicepresidente de IBM, John Kelly III, por el director general de la FAO, Qu Dongyu, por el gobierno italiano en la persona de la ministra de Innovación y , Paola Pisano, y por mí mismo, explicó Monseñor Paglia a la agencia de noticias Ansa.

Para evitar la desviación de una "dictadura de las nuevas tecnologías", el presidente de la Pontificia Academia para la Vida apuesta por una AlgorÉtica (algoritmo ético) contra la que se comprometen los firmantes del Llamamiento de Roma: "ante la invasión de la tecnología digital en la vida de todos, es importante reafirmar el marco ético, educativo y legal común de la inteligencia artificial", y evitar que "los poseedores de los big data los utilicen a su antojo", insistió Monseñor Paglia.

Concretamente, el objetivo de renAIssance será ayudar a las empresas en un proceso de evaluación de los efectos de las tecnologías vinculadas a la IA, los riesgos que conllevan y los posibles modos de regulación.

La inteligencia artificial y el algoritmo ético - FSSPX.Actualités / FSSPX.News

Porque, "está en juego la equidad en la búsqueda de información, ya que la sofisticación de los servicios se retira sistemáticamente a quienes no pertenecen a los grupos privilegiados o no tienen competencias específicas", advirtió el prelado italiano.

Existe una profunda preocupación en los ámbitos social y político por el uso de la IA, especialmente en las áreas de la vida privada, la vigilancia masiva, el reconocimiento facial, pero también en el contexto de la manipulación política. China constituye el ejemplo perfecto de esto con la vigilancia puesta en marcha contra los uigures.

Otra iniciativa horizontal que se olvida de la trascendencia

Esta iniciativa, que tiene aspectos loables, lamentablemente parece formar parte de la misión de un capellán de la ONU, un papel que el sucesor de Pedro parece querer asumir a toda costa.

Forma parte del cuerpo de iniciativas del pontificado que trabajan por el "cristianismo secundario". Esta noción, admirablemente identificada por Romano Amerio, se define como "un error del siglo XIX (...) que consideraba al cristianismo como el sistema supremo de los valores humanos, equivalente al ideal de perfección humana".1

Este espíritu se encuentra bajo una nueva forma en la Iglesia posconciliar, prosigue el autor: este último afirma que "el catolicismo no se identifica con ninguna civilización, sino que las eleva a todas. Ahora bien, la religión ciertamente tiene como efecto la civilización y la historia de la Iglesia da testimonio de esto, pero no tiene a la civilización como su propósito principal ni como su objetivo en el sentido de la perfección terrenal. (…) [Hoy] ofrece sus servicios al mundo y busca liderar el progreso humano2 (...) y aspira a fermentar todas las civilizaciones particulares empujándolas hacia una civilización mundial (...) que debe engendrar un mundo más justo y humano"3.

Sin embargo, como también afirma Romano Amerio, "la Iglesia no puede tomar este perfeccionamiento como fin primario o igual a su fin primario sin desnaturalizarse. (…) Por supuesto, la Iglesia ha contribuido a la maduración de la civilización europea a través de un efecto natural pero secundario de la religión. Desarrolló las potencialidades civilizadoras del mundo secular. En el Concilio Vaticano II se comprometió a participar directamente en el perfeccionamiento temporal, intentando así introducir el progreso de los pueblos como una finalidad del Evangelio".4

Y el autor continúa: "El hecho de haber integrado la civilización terrena en el Evangelio produce un oscurecimiento de los propósitos supraterrestres de la religión5. La Iglesia está comprometida con un ideal humanitario ecuménico mediante el cual se asocia a todos los "hombres de buena voluntad".

La Fundación renAIssance es solo una nueva etapa en la búsqueda de este ideal humanitario que deja de lado la misión primordial del Evangelio: convertir a los hombres a Cristo y a su luz. Esta es la única manera de asegurar un poco de justicia aquí en la tierra, porque Cristo es la Justicia.