Guía de mantenimiento de ascensores en comunidades de vecinos

Guía de mantenimiento de ascensores en comunidades de vecinos

PISOS.COM

El mantenimiento del ascensor no es solo recomendable en una comunidad de vecinos por cuestiones de seguridad, sino también una tarea obligatoria. Los propietarios deben disponer de un contrato de mantenimiento con una empresa autorizada, que deberá encargarse de realizar las revisiones preventivas que marca la normativa, y ocuparse de que las instalaciones también pasen las inspecciones técnicas periódicas.

El ascensor es uno de los gastos fijos a los que tiene que hacer frente toda comunidad de vecinos que disponga de este servicio. Es además un elemento al que hay que prestar especial atención, por razones de seguridad y de cumplimiento de la normativa, y porque la observación de algunos consejos ayudará también a evitar costes añadidos.

El mantenimiento de los ascensores de las comunidades de vecinos está regulado por el Real Decreto 88/2013, de 8 de febrero, en el que se explican todas las obligaciones a las que están sujetos tanto los propietarios como la empresa conservadora. Una de ellas es contar con un contrato de mantenimiento con una empresa autorizada.

Los propietarios deben también solicitar al organismo competente de la comunidad autónoma la realización de las inspecciones técnicas a las que obliga la legislación de forma periódica: cada cuatro años si el edificio en el que están instalados los ascensores tiene más de veinte viviendas o cuenta con más de cuatro plantas con parada, o cada seis meses en el caso contrario. Después de un accidente en el que se produzcan daños a bienes o personas debe asimismo realizarse una inspección técnica.

Revisiones y mantenimiento

Al margen de las inspecciones oficiales a las que deben someterse los ascensores, la empresa conservadora debe según la norma realizar unas visitas mínimas a la finca para asegurar el mantenimiento de las instalaciones: cada seis semanas en los edificios de antigüedad inferior a los 20 años con hasta seis plantas, y una vez al mes si la antigüedad o la altura del bloque son mayores.

Guía de mantenimiento de ascensores en comunidades de vecinos

Es recomendable que algunas de las tareas de mantenimiento de los ascensores sean realizadas una vez al mes, para asegurar su correcto funcionamiento y su seguridad. Entre ellas se encuentran la revisión de las puertas, la nivelación del ascensor, el funcionamiento de la alarma y el correcto arranque del ascensor.

Otro de los trabajos de conservación es habitual que se realicen de forma trimestral (como la limpieza del foso o la revisión de los niveles de aceite) o semestral (como la comprobación de los cuadros, de la luz de emergencia o de la tensión de los cables). Una vez al año la empresa de mantenimiento realizará una revisión más exhaustiva, que incluye la revisión de la polea, los cables, los amarres o el paracaídas, la limpieza de piezas o la comprobación de las mangueras y pistones en busca de posibles fugas, así como la realización de una prueba general de funcionamiento.

Obligaciones de la empresa y de los propietarios

Además de estas tareas periódicas de mantenimiento, la empresa debe ocuparse de realizar aquellas modificaciones en las instalaciones a que obligue la normativa, y tiene también otra serie de obligaciones, por ejemplo:

-Enviar a un técnico de manera inmediata si se produce una parada del ascensor con atrapamiento de personas, un accidente o una urgencia similar, o en el plazo máximo de 24 horas para corregir averías que produzcan paradas sin que haya personas atrapadas en la cabina.

-Interrumpir el servicio si se aprecia riesgo grave e inminente de accidente, hasta su reparación.

-Poner en conocimiento del órgano competente de la comunidad autónoma cualquier accidente en el que se produzcan daños a personas o cosas, así como mantener interrumpido el servicio hasta que se repare la avería, se realice una nueva inspección y el organismo confirme que puede restablecerse.

-Estar presente en las inspecciones periódicas obligatorias.

-Comunicar a los propietarios, con al menos dos meses de antelación, la fecha de la próxima inspección oficial, e informarles también de los elementos del ascensor que haya que sustituir porque no se encuentren en condiciones adecuadas o de las modificaciones que hay que realizar para adaptarlo a la normativa vigente.

También la comunidad de propietarios tiene ciertas obligaciones en relación con el ascensor, además de contar con un contrato de mantenimiento y facilitar la realización de las inspecciones y revisiones. Entre ellas se encuentran impedir el funcionamiento del ascensor cuando se tenga conocimiento de que no se reúnen las garantías de seguridad y solicitar a tiempo la realización de las inspecciones periódicas.

AscensoresTendencias