La temporada navideña es también la temporada de catfishing. No caiga en una estafa romántica

La temporada navideña es también la temporada de catfishing. No caiga en una estafa romántica

La temporada de alegría navideña es también el momento álgido para los estafadores que ofrecen falsos romances. Miles de estadounidenses que buscan un nuevo amor para recibir el año nuevo se verán engañados por estafadores en línea que utilizan identidades falsas y promesas vacías para hacer que los enamorados pierdan sus ahorros, o algo peor.

Más Californianos declaran haber sido víctimas de estos fraudes que los residentes de cualquier otro estado, un testimonio del tamaño del estado no necesariamente de su soledad colectiva. Y aunque los principales objetivos en 2020 fueron las personas de entre 40 y 69 años, según informó la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) en febrero, el número de víctimas denunciadas aumentó en todos los grupos de edad.

Los consumidores denunciaron más de 30.000 de estas estafas a la FTC en 2020, tres veces más que en 2016, y las pérdidas se cuadruplicaron hasta los 304 millones de dólares. La pérdida media fue de $2.500.

¿Nos estamos volviendo más crédulos? ¿Quién podría saberlo? Lo que sí sabemos es que la pandemia ha sido una bendición para los estafadores, ayudándolos a cortejar a sus objetivos desde la distancia y acelerando el crecimiento de estos delitos.

Anuncio

Afortunadamente, la FTC y otras organizaciones que velan por la privacidad ofrecen muchos consejos sobre cómo reconocer y protegerse de los estafadores disfrazados de pretendientes.

Los terrenos de caza

Los estafadores románticos merodean por cualquier territorio donde las personas buscan el amor o simplemente intentan conectarse con desconocidos. Eso incluye los servicios de citas y los sitios para ligar, pero también las redes sociales, donde se han originado aproximadamente la mitad de las estafas en los últimos años.

Vida y Estilo

L.A. Affairs: La pandemia fue lo suficientemente traumática, y luego intenté salir en citas de nuevo

Es curioso cómo puedes creer y no creer al mismo tiempo que una cosa esté sucediendo. Envié un mensaje a mis amigos: "¡Me han dejado plantado!”

Una parte clave de la estafa es la habilidad del estafador para hacerse pasar por alguien que no es. ¿Recuerdan la viñeta de Peter Steiner en el New Yorker en la que aparecía un canino ante una computadora diciendo: “En Internet, nadie sabe que eres un perro”? Ese es el problema central aquí.

Algunas empresas, como el sitio de búsqueda de pareja EHarmony, intentan evitar los problemas impidiendo que la gente busque víctimas en el sitio. Requieren que los usuarios completen extensos perfiles y luego utilizan esa información para decidir quién puede conectarse con quién en el sitio. Sin embargo, incluso en sitios y redes sociales que exigen el uso de nombres reales, como Facebook, los estafadores encuentran formas de crear cuentas falsas copiando las imágenes de otras personas y creando historias ficticias.

La estafa

Aunque sus métodos varían, todos los estafadores románticos empiezan por intentar ganarse su confianza, a menudo mediante halagos y cuentos.

“Son muy persuasivos. Son muy creíbles”, dijo Rhonda Perkins, abogada de la división de prácticas de mercadotecnia de la FTC. En particular, señaló, los estafadores se destacan por encontrar formas de vincularse con sus víctimas a través de experiencias o intereses compartidos.

La temporada navideña es también la temporada de catfishing. No caiga en una estafa romántica

“Si es religioso, ellos son religiosos. Si le gustan las mascotas, a ellos les gustan las mascotas. Si acaba de pasar por una pérdida devastadora, ellos acaban de pasar por una pérdida devastadora. Son realmente buenos para establecer esas conexiones”, expuso Perkins. “Son perceptivos. Escuchan. Basándose en lo que está diciendo, captan esas señales. Utilizan eso para hacerse eco de los intereses similares de los consumidores”.

Una vez que el anzuelo ha enganchado, los estafadores se dedican a sacarle su dinero.

Chelsea King, de romancescams.org, lo describe así: “Las estafas comienzan con pequeñas peticiones para tantear el terreno. Puede tratarse de cualquier cosa, desde un cheque de pago que no ha llegado hasta un cheque del Seguro Social que se ha perdido en el correo. El estafador pedirá dinero prestado a la víctima con la promesa de devolverlo. Si la víctima acepta, los estafadores saben que tienen luz verde para proceder”.

Vida y Estilo

L.A. Affairs: Por qué cancelé mi gran boda

Estábamos comprometidos pero no teníamos prisa por casarnos. Nuestras vidas en 2019 estaban orientadas a la realización de nuestro futuro. El coronavirus borró eso.

Las peticiones pueden parecer bastante lógicas: su pretendiente dice que necesita dinero para pagar las cuotas de membresía de la aplicación de citas y mantenerse en contacto, o que quiere comprar un boleto de avión para ir a verlo. O el motivo puede ser algo extraordinario y desgarrador: una emergencia de salud, por ejemplo, o una tragedia familiar.

Los estafadores suelen pedir tarjetas de regalo o transferencias no bancarias (piense en Western Union). Sea cual sea el importe o el tipo de pago solicitado, la FTC aconseja: “Nunca envíe dinero o regalos a alguien que no conozca en persona, incluso si le mandan dinero primero”.

Una estafa más insidiosa busca engañar a un individuo para que lave dinero. Según el FBI, el estafador pedirá a la persona con la que se relaciona por Internet que lo ayude con una tarea que implica aceptar algunos fondos y luego transferirlos a una tercera persona. Lo que la “mula de dinero” en el medio no sabe es que los fondos son el producto de un delito, y la transferencia está diseñada para impedir que la policía los rastree hasta su origen. Y lo que es peor, si se descubre la trama, la mula puede ser procesada, aunque no tenga ni idea de que se está cometiendo un delito.

El podcast Crime Junkie destacó otro truco este año. Varias mujeres en todo el país informaron haber acudido a un bar para reunirse con un hombre con el que habían conectado recientemente en línea, solo para ser plantadas después de pedir dos tragos de un licor distintivo, y que luego otro hombre extraño se acercaba a ellas para intentar que se fueran con él. Nadie sabe a dónde podría haber ido a parar esto, pero un agente del FBI entrevistado en el podcast sugirió que las mujeres podrían haber sido blanco de tráfico de personas.

Señales de alerta

Los estafadores suelen seguir una fórmula que ha funcionado en el pasado. Estos son algunos de los elementos característicos del falso ritual de cortejo, según la FTC, EHarmony, la empresa de búsqueda de personas SocialCatfish.com y la empresa de ciberseguridad Norton.

Sus perfiles prometen un compañero excepcional, pero son lo suficientemente generales como para atraer a casi cualquier persona. Eso es lo que ocurre en los sitios de búsqueda de pareja: los estafadores intentan emparejarse con el mayor número posible de víctimas potenciales.

Vida y Estilo

L.A. Affairs: La tercera vez fue la vencida

Tuvimos dos citas en la universidad, y ambas fueron inútiles. Avancemos 30 años, y encontré un perfil en una aplicación de citas. ¿Podría ser el mismo tipo?

Ponen pasión en el romance. Advierte SocialCatfish.com: “Tenga cuidado si alguien parece enamorarse de usted y le escribe y dice todas esas cosas cariñosas cuando apenas ha pasado un breve período de tiempo”, especialmente si ni siquiera ha hablado con usted en persona.

Dicen que su trabajo los mantiene distantes, muy distantes. El servicio militar es una afirmación común. Tenga cuidado con los supuestos miembros del servicio que piden ayuda para costear cosas que el ejército proporciona, como la atención médica.

Es posible que acepten reunirse con usted en persona, pero nunca lo hacen realmente. Perkins dijo que los casos que ha manejado en la FTC tienen un hilo conductor: los delincuentes siempre tienen razones por las que no pueden reunirse con usted en persona, pero sin embargo necesitan su dinero.

También pueden encontrar razones para no hacer videollamadas, y sus perfiles en línea tienen pocas fotos.

Intentan desviar sus conversaciones fuera del sitio donde se conocieron. Los estafadores hacen esto para evitar las funciones de seguridad del sitio.

Cuentan historias que no son coherentes y dan respuestas vagas cuando se les hacen preguntas concretas. Además, sus preguntas parecen demasiado personales o inapropiadas.

Afirman haber enviudado recientemente.

Y cuando piden dinero, lo que inevitablemente hacen, tienen en mente un método de pago específico, uno que no puede ser revertido. Si su nueva “alma gemela” en el extranjero le dice que la única forma de ayudarlo es a través de Western Union, Perkins advirtió que “es una estafa”.

Cómo protegerse

Evite la tentación de precipitarse vertiginosamente en una nueva e intensa relación. Los estafadores saben que cuando uno se enamora rápidamente, su dinero puede salir disparado. “No nos cansamos de decirlo: No envíe transferencias de dinero o números de tarjetas de regalo a alguien que haya conocido a través de un sitio de citas en línea o de las redes sociales”, recomendó Perkins.

Antes de que la relación se intensifique, intente verificar que su pareja en línea es quien dice ser. Hay una gran cantidad de sitios que pueden recopilar los registros públicos, las publicaciones en las redes sociales y otros datos publicados asociados a un nombre o una dirección, aunque por un pago. También puede pasar la(s) foto(s) del perfil de la persona por una búsqueda inversa de imágenes, como las de Google o TinEye.com.

De paso, busque en Google algunos de los mensajes más floridos que le haya enviado su pretendiente. Las fotos copiadas del perfil de otra persona y los guiones reciclados son signos reveladores de un estafador. Haga lo mismo con la profesión de su nuevo galán, para ver cuántas veces la gente ha sido estafada por pretendientes en línea que dicen ser tal persona. Especialmente si su pretendiente dice trabajar en una plataforma petrolífera en alta mar.

Insista en una videollamada. Como mínimo, descubrirá si la persona con la que ha estado chateando coincide con su foto de perfil.

No revele ninguna información personal o financiera sensible.

Consulte con personas de confianza para conocer su opinión sobre la legitimidad de su pretendiente. Según Perkins: “Hemos comprobado que cuando la gente habla con alguien de confianza y obtiene esa comprobación visceral... les ayuda a evitar perder dinero”. Si sus amigos y familiares le dicen que están preocupados y que todo el montaje parece sospechoso, escúchelos.

Y si llega a la conclusión de que lo han estafado, dijo Perkins, póngase en contacto con la empresa que ha emitido la tarjeta de regalo o la transferencia de dinero e intente cancelar la transacción, aunque las posibilidades de obtener un reembolso sean escasas. Además, denuncie a la persona a la FTC, al FBI y al sitio donde conoció a ese bombón que resultó ser una pesadilla.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí