La prueba de vida de la tenista china, dudas y certezas, el por qué del boicot a Beijing 2022

La prueba de vida de la tenista china, dudas y certezas, el por qué del boicot a Beijing 2022

Semanas atrás desde esta columna dimos cuenta del enigma que rodeaba a la tenista china Peng Shuai (35). La exnúmero 1 en dobles (febrero 2014) había denunciado en sus redes sociales a Zhang Gaoli (75), exvice primer ministro y miembro influyente del Partido Comunista chino, por abusos sexuales. "¿Por qué tuviste que volver conmigo, llevarme a tu casa para obligarme a tener sexo contigo?", había publicado Peng el 2 de noviembre.

Su mensaje fue rápidamente eliminado de su cuenta Weibo y desde entonces permaneció sin ser vista en los lugares públicos.

Casi un mes después, a través de una sospechada videollamada con el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, dijo hallarse bien y en familia, pidiendo que se resguardara su privacidad.

Su misteriosa desaparición provocó una gran ola de reclamos a nivel mundial hasta desembocar en una convocatoria para boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno Beijing 2022.

Este domingo, se dio a conocer una fotografía y un video de 7 segundos de fuente no autenticada. La periodista Qingqing Chen del medio oficialista Global Times, tuiteó el video donde puede verse a la tenista conversando con la exestrella del baloncesto chino y de la NBA, Yao Ming (41).

Tras rumores de desaparición, la tenista china Peng Shuai dialogó con el Comité Olímpico

Según la reportera, un amigo le envió el video grabado durante un acto de promoción de esquí nórdico en Shanghái. El medio estatal CGTN informó que la etapa de Shanghái del circuito de esquí nórdico se realizó el sábado.

Mientras, en la fotografía publicada se muestra a Peng Shuai con Yao Ming y otras dos destacadas figuras del deporte chino: la navegadora Xu Lijia y el exjugador de tenis de mesa Wang Liqin. Detrás de ellos, se ve el puente Yangpu de Shanghái y la bandera "FIS Cross-Country Skiing China City Tour".

En China está prohibido el libre acceso a Twitter y sólo lo pueden utilizar quienes posean conexiones locales de VPN (Virtual Private Network o Red Privada Virtual).

La WTA, entidad rectora del circuito profesional femenino de tenis había comunicado la cancelación de todas sus competiciones en China como señal de protesta.

En horas de la noche de este domingo, el sitio Puntodebreak.com publicó una retractación atribuida a Peng Shuai en un reportaje concedido a un medio de Singapur.

"Quería dejar esto muy claro: nunca he denunciado ni escrito sobre alguien que me haya agredido sexualmente. No quiero hablar más del tema ni de donde he estado en estas últimas semanas porque es mi vida privada. Ha habido muchos malentendidos y no debería haber ninguna interpretación distorsionada", se la escucha decir en un video publicado por el sitio Lianhe Zaobao, sin dar más detalles.

La prueba de vida de la tenista china, dudas y certezas, el por qué del boicot a Beijing 2022

A partir de ahora, un nuevo capítulo comienza: ¿alcanzará para revertir la historia?

EL SISTEMA DE VIGILANCIA RESIDENCIAL

Una de las hipótesis que manejaban las organizaciones de derechos humanos, es que la tenista china pudo haber estado bajo el sistema de "Vigilancia Residencial en un Lugar Designado" (RSDL, por sus siglas en inglés).

El abogado chino Chang Weiping, especializado en casos de discriminación y defensa de la libertad de expresión, pasó cinco meses y 16 días (entre octubre 2020 y abril 2021) en ese sistema. Weiping denunció que sufrió torturas mientras estuvo incomunicado, sin asistencia y sin que su familia conociera su real paradero.

La ONG "Safeguard Defenders" informa que esta modalidad se ha multiplicado desde 2013 por una enmienda a la ley de procedimientos en materia penal. "Nuestra revisión muestra uno de los sistemas de mayor alcance, si no el que más, de desapariciones forzosas en todo el mundo. El uso de RSDL es, sin ninguna duda, extenso y sistemático", se expresó en una carta dirigida a Naciones Unidas.

Empresarios, estrellas del cine, activistas disidentes y numerosos abogados defensores de derechos humanos fueron recluidos y puestos bajo el régimen de vigilancia residencial.

A este sistema de desaparición forzosa y secreta también se lo conoce como "agujero negro".

EL BOICOT DIPLOMÁTICO EN MARCHA

El mes pasado, cuando el nombre de Peng Shuai se hizo viral a causa de su desaparición, el presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció un posible boicot a los Juegos Olímpicos de Invierno.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, fue la encargada de la comunicación oficial: "La presencia de la representación diplomática estadounidense en los Juegos sería como si no hubiera pasado nada, a pesar de las flagrantes violaciones de los derechos humanos y las atrocidades de China en Sinkiang. Simplemente no podemos hacer eso".

Sinkiang es una región del noroeste de China, donde se lanzaron ataques contra los uigures y otras minorías étnicas incluyendo a musulmanes, con detenciones masivas y uso forzado de anticonceptivos y esterilizaciones.

Según la vocera el gobierno norteamericano no consideró que "el paso correcto fuera sancionar a los atletas que habían estado entrenando para este momento".

La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, se mostró conforme con la medida y amplió sus fundamentos: "Si bien debemos apoyar y celebrar a nuestros atletas, Estados Unidos y el mundo no pueden dar el visto bueno oficial a estos juegos o proceder como si no hubiera nada de malo en celebrar los Juegos Olímpicos en un país que perpetra genocidio y violaciones masivas de los derechos humanos".

La ausencia de Peng Shuai fue el disparador para dar a conocer ante la gran vidriera otros hechos ocultos y muy escabrosos.

LOS "LOBOS GUERREROS" DE TWITTER

En medio de los intrincados cruces entre las dos grandes potencias, que incluyen las dudas sobre el origen de la pandemia del coronavirus, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, acusó a Washington de "violar la neutralidad política en el deporte".

"El boicot está basado en mentiras y rumores y se tomarán contramedidas firmes. Es una trama destinada al fracaso y quien acabará pagando un precio serán los EE.UU.", advirtió el joven portavoz, integrante de la contra ofensiva diplomática en redes sociales conocida como "lobos guerreros".

En 2019, un "ejército" de los lobos guerreros fue reactivado en las embajadas chinas de todo el mundo, como respuesta a las acusaciones del expresidente Donald Trump, quien afirmó que el coronavirus pudo haberse escapado de un laboratorio chino.

Según BBC News, son más de 600.000 seguidores en Twitter que a toda hora tuitean, retuitean y hacen click a "Me gusta" a cuanta declaración promueva y defienda al gobierno chino. Según publica el corresponsal James Landale, en una editorial del periódico del Partido Comunista Chino (Global Times), se aseguraba que la gente "ya no estaba satisfecha con un tono diplomático flojo" y que Occidente se sentía desafiado por la nueva diplomacia china de "lobos guerreros".

Wolf Warrior ("Lobo guerrero", por su título oficial en español) y Wolf Warrior 2 ("Lobo guerrero 2") son películas muy populares. Los medios estatales asocian a la cultura del "lobo guerrero" a la figura de un soldado al estilo "Rambo" (perteneciente a las fuerzas de élite) que se enfrenta con grupos mercenarios dirigidos por estadounidenses.

EL GOBIERNO ARGENTINO NO ADHIERE AL BOICOT

La Cancillería argentina a través de un telegrama informó que: "Desde su anuncio, Argentina fue uno de los primeros países en apoyar a China en la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno en su capital y alrededores, que coincidirá con el 50 aniversario de las relaciones diplomáticas bilaterales".

Argentina ratificó su "fuerte respaldo" a los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing

En cambio, Australia, Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y Kosovo adhirieron al boicot diplomático. El Comité Olímpico argentino se abstuvo de emitir una opinión.

Serán 2892 los atletas que competirán entre el 4 y el 20 de febrero de 2022.

LA REGLA 50 Y LOS LÍMITES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Una regla de oro del Comité Olímpico Internacional (COI) es la número 50 de la Carta Olímpica: "No se permitirá ningún tipo de manifestación ni propaganda política, religiosa o racial en ningún emplazamiento, instalación u otro lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos".

En los recientes JJOO de Tokio 2020, tras la muerte del afroamericano George Floyd que derivó en el movimiento "Black Lives Matters", muchos deportistas pidieron flexibilizar las normas del COI a favor de las celebraciones simbólicas.

En un clima de presión internacional con denuncias de intromisión y manipulación de gobiernos populistas durante la preparación olímpica, el COI decidió suspender al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, quien no pudo concurrir a Tokio.

En una escena cinematográfica, la atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya (24), obtuvo la protección diplomática de Polonia cuando iba a ser embarcada por la fuerza en un avión que partía desde Japón con destino final a Minsk (capital de Bielorrusia). "Están tratando de sacarme del país sin mi acuerdo y le estoy pidiendo al COI que se involucre", alertó la atleta en un video difundido por Telegram. Una comitiva de agentes bielorrusos había irrumpido en el hotel con la intención de secuestrarla tras su eliminación en las series de 100 metros.

EL DEPORTE Y LA DEMOCRACIA

Durante la pandemia se ha desarrollado una capacidad de expresión inédita en deportistas de élite. La gimnasta artística de EE.UU. Simone Biles y la tenista japonesa Naomi Osaka dieron crudos testimonios de su vida personal que conmovieron al mundo.

La valentía de la renuncia de Simone Biles

Esta nueva corriente de opinión trasciende lo meramente deportivo y cada día nuclea a más adeptos. En contraposición, estados autocráticos y regímenes dictatoriales con desapego a la ley, manejan todavía los hilos del deporte según sus conveniencias de ocasión.

El desarrollo por venir de este proceso es difícil de mensurar en tiempo y espacio.

La incertidumbre que hasta hace algunas horas sobrevoló el caso de la tenista china ha dejado en evidencia muchos hechos silenciados que agravian la condición humana.

El jurista y filósofo italiano Norberto Bobbio (1909-2004), plantea dos planos de observación de la democracia, una ideal (deber ser) y otra real (lo que es).

Ambos planos tienen un vínculo de aproximación, que marca el tránsito posible entre un sistema democrático (realidad) y el modelo que le sirve de guía y al que aspira convertirse una sociedad determinada.

Sin lugar a dudas, este análisis aplica también al deporte, considerado como un derecho humano que debe -y merece- ser protegido en toda su dimensión por los gobernantes de turno.